Monday, May 22, 2006

Ojo con Jorge Carrol

Jorge Carrol

Argentina- 1933


Bluesology

Al caer la tarde ella me crece.
Vuelve una y otra vez con las mismas promesas
que yo inventé.

Camina al filo de una realidad que no me conviene.

Se da a su ausencia y se revuelca en abandonos que
me joden mucho, como el penúltimo trago que suelo
naufragar al pie de la medianoche.

Ella me crece, porque quiero y porque la quiero.

La serpiente arcoiris

Llegó y se fue.

Como no la esperaba, vino y me abandonó.

Pero volverá, con las mismas promesas y las mismas histerias y
perfumarás mis caricias con su hermosa geografía, como una serpiente,
como el arco iris que hace llorar a los aviadores.

Mi soledad es ella (2)

La amo.

La amo por todo lo que no puedo decirle
por los ojos por las manos por los pies
por su cintura
por las palabras que no sé inventarle
por los celos que me habitan
la amo por todo lo que nadie sabe.

La amo porque es ella.

Mi soledad es ella (6)


La amo por su boca
que por nada contesta.

La amo por sus ojos
que por nada miran.

La amo por sus manos
que por nada acarician.

La amo por sus caderas
que por nada acechan.

La amo por sus piernas
que por nada caminan.


Manhattan

Caminaré por la 45 y abriré los sueños.

Ella vendrá como el smog y nos amaremos lejos el uno del otro,
en el rumor afiebrado de la esquina de Aeroflot.
Allí donde los policías se disfrazan de turistas.
En esa esquina en la que Ella crecerá una vez más, única.

Después tomaré un vodka martín y Manhattan volverá a ser gris
e impersonal, como un turista texano.


Time Track

24 horas son insuficientes...
el tiempo que comienza ahora que en este preciso minuto
se me acaba de escapar.
Quiero vivir los nuevos minutos con la mirada de los cosmonautas.
Quiero escribir mi amor en la Muralla China cuando menos.
Quiero subir al Metro en Time Square y bajarme en Lavalle.
Necesito más tiempo para vivir el sur del norte, para
dormir en Panamá y despertarme en Madrid.
Quiero vivir después de todo, lo mío.
Quiero querer poder besarte en la Calle del Capitán
Haya esquina Entre Ríos.
Necesito poder querer gritar silenciosamente las
banderas que a cada minuto se encienden como servei
d' infirmaci'o agrária.
Quiero, quiero suicidarme de futuro.

Ser sin Ella

1
Siempre ella es bellamente ella, sino no sería ella

2
Llueve.
El gris me crece como sus ojos como el brillo propio de su ausencia.
Llueve.
Todo está en silencio pero yo no soy el mismo porque la conocí muy tarde.

3
No soy feliz.
No seré feliz.
No quiero ser feliz a cualquier precio.
Quizá mi felicidad sea
conocer que nunca seré feliz.

4
¡Qué suerte la mía!
Todo es otra cosa siempre otra cosa.
Ella es otra cosa.

5
Su mirada
su sonrisa sus senos su ombligo sus piernas
su ausencia su perfume su sombra
su forma de no ser
su caminar
por alguna razón ella es una palabra que no sé escribir.

6
Ella es como la lluvia como la noche como...

7
Sólo el azul sólo la noche.

8
Vuelvo porque nunca me fui de mis sueños.

9
Escribo porque es la única forma de soñarte.

10
Ella es bella como el sonido de la guitarra de Eric Clapton.

11
Oigo su perfume como si estuviera naufragándola.

12
El santón en la penumbra me mira.
El sabe mi secreto la llave azul de mi memoria.

13
Son las ausencias lo que me ausenta sin embargo me ausento para no volver a soñarla

14
No estoy porque no soy mi ausencia.
Es la noche el alba que camina hacia la que nunca llegará.

15
Todo se evapora.
Aún vos...

16
Imprevistamente soy el ausente el que no tiene
futuros el que una buena vez se va y se vuelve nada
ni siquiera ausencia.

17
Me cago en el pasado que es tan antiguo como yo.

18
Recobro mi tiempo los años que intenté perder.
Recobro mis años más infames.
Seré finalmente el fantasma que llevaré oculto.
No tengo soluciones; soy mi propio: el prisionero es mi destino.

19
Ella está.
Es sólo ausencia.
Pasado inevitable.
Futuro imperfecto.

20
Hacedora, maldita amada,una y mil veces,
¿dónde callas tus pasos y llorás?

21
Sos sólo en mí,
estés donde estés.
Te llevo en mis poros.
Sos sustancia de ausencias.

Ser sin Agua

1
Digo adiós y me quedo.

2
Escribo fuego y me nace agua

3
Digo Amor y hablo de mi Soledad.

4
Transcribo una caricia como quien se sabe quien es.

5
Soy lo que no Soy ni jamás seré.


Intentos

Si yo pudiera
intentaría
no sé de qué manera
contener entre mis manos
a esa dulce muchacha que me atora
a esa mujer que se me escapa
y a quien amo
desde los ojos al horizonte.

Si yo pudiera
decirle
a mi muchacha
de sol de noche
como la siento arder.

Si yo pudiera
intentaría
no sé de qué manera
dejarla estar a mi lado.

Si yo pudiera
olvidarme de ser hombre
intentaría
no sé de qué manera
besarla en su orilla melancólica
y después
tomarla de la mano y caminar.


Still time

Todo es igual o diferente pero poco importa ya si la que amo, la que llevo en la piel como una mariposa, estalla maravillosa en otros puertos.
La que yo amo.
La que está sin estar.
La que es igual o diferente.
En algún lugar se descuelga insegura por que yo no estoy a su lado, edificando las seguras caricias donde ella alguna mañana de diciembre estallará.
La que yo amo es una ilusión.


Paisaje de Port Lligat

Desmenuzo tu ausencia, el sol que no crecerá por el horizonte.
Si nunca haces nada por nadie es porque no te importan para nada los arroyos de la ternura.
Sos tan egoísta que no compartís ni siquiera la lluvia.
Dios sabe cómo te amé y las cosas que hice por vos. Por vos que hoy en algún lugar volvés a destruir los sueños.
Hay cosas, señales que no alcanzo a comprender, como jamás comprenderé Abominable, al suicida egoísta que mira para sí, el paisaje de Port Lligat.
Sos una conspiración súbita contra el Amor.
Yo tampoco puedo ser otra cosa ...

La Catedral de tu Ausencia

Estés donde estés.
Estés con quien estés.
Soy la Catedral de tu Ausencia.

Vos o nada

Si no estás no hay nada.

Si te vas todo se va.
Si me decís adiós todo es adiós.
Si caminas por Chamartín, Chamartín es todo.

Cuando tu ombligo naufraga en el Mediterráneo todo naufraga,
hasta aquellos bellos peces que como tu hacen más linda la mar.

Sin vos nada es Nada.

Estás es mí por que vos sos vos.

Definitivamente. Vos o Nada.



George's blues

Estés donde estés allí estoy, náufrago suicida...
Allí donde hacés el amor, yo hago el amor, con vos.
Cuando llorás, yo lloro.
Cuando reís, yo hago crecer los árboles y el horizonte comienza en tu boca.
Cuando muera, morirás conmigo; como si fueras un blues.


Mía como el mar

Cuando tus manos acariciaron el cansado sueño de mis cabellos, te sentí hundirte en esas palabras que nunca alcanzas a decirme y te hice mía como el mar y te escribí en la memoria de esta noche, instaurando en la arena el negro perfume de tu cuerpo.


Moon dreams

Abro el sol
que como el Olvido me recuerda
que el otoño ha pasado
y todo es sueño.

Abro el sol como una naranja.

¿Qué importancia tienen entonces
las guitarras de luna en la salud del Pacífico?

Uno no debería matarse
por el amor de una mujer;
tenés razón Cesare.

Uno tampoco debería matarse
por nuestro desamparo
ni por nuestras miserias
(que no son pocas)

Tampoco quiero -como Cocteau-
ser un hombre para casarme
con mi mamá.

Abro el sol como un sueño;
la verdad es la mentira del poeta.
“¡La vida ha muerto, viva la vida!…”

El pequeño Jean sigue gritándole a Orfeo.
Desde su tuba millares de hedonistas mariposas
juegan con sus cabreros cabellos caballos castaños

Jean es un mentiroso
que siempre dice la verdad
porque para él
el presente es permanente
perpetuo eterno inmutable intransmutable
incesante.

El pequeño Jean ha comprendido
que todo cambiará
cuando con las tripas del último hombre
ahorquemos a la última mujer.


Time after time

Nada de lo que hago tiene sentido hoy.

Mañana posiblemente tampoco. Pero hay un día en que todo será Ella, la que amo desde hace siglos.

Entonces, sólo entonces, los minutos navegarán un tiempo magenta soles como sones y todo lo que hoy no tiene sentido tampoco lo tendrá, pero seré consciente de ello, como un perro sarnoso.


Pequeñas miserias

Estar solo.
Soñar; a veces con llegadas que nunca llegarán.
Descubrir; poco a poco, que Ella va construyendo en algún lugar las pampas de mi desesperación.
Son algunas de las pequeñas miserias de pensar en la que amo.


Juego de Espejos

Las amo.

A la una y a la otra.
A la primera y a la segunda.
A la joven y a la menos joven.
A la que nació allá y a la que nació acá.
A la que besé por primera vez y a la que besé por última vez.

Las amo. Y ambas son mías como el sol de la luna y el mar de la tierra.

Ellas me aman por ser yo su amor y sus putos deseos.


Carta

Amada:
después de días de no verte, de sentirte detrás de mis ojos, de no acunarte con besos breves, diáfanos. Después de no tenerte a mi lado, de no sentir tus cabellos perfumar mis trajes, de no fumar la noche, pienso en vos, muchacha que no estás en mis manos y que estás en mi lengua.

Me pasan los minutos mientras mis ojos se adecúan para el juego de encontrarte en la noche, allí donde mi ciudad camina en tus pasos.

¡Y cómo te espero, amada!

¡Qué deliciosos sueños tejo mientras la tarde en otra parte grita por mis dientes!

Te amo por la rama que prolonga tu ausencia.


Samba de uma nota so

Te amo como el primer día.
Te amo infinita como antes de conocerte.
Te amo dulzura como después de perderte.
Te amo como las nostalgias más simples.
Te amo (como te lo dije tantas veces) por amor al amor.


Preludio externo

Te amo inconsecuente.

Abomino las leyes que me unen a vos.

Sos una pobre puta barata que no asumió su rol.


No llevarás luto por mí

No llevarás luto por mí, Hija de Puta.

No estarás a mi lado cuando me llegue la hora.

No sentiré tu boca húmeda sobre mi frente y en algún lugar bien lejos, como siempre, te lamentarás de tu suerte y seguirás egoístamente en lo tuyo...

No llevarás luto por mí. Mas sin embargo sentirás, estoy seguro, un gusto amargo en tu boca dulce y tendrás ganas de llorar y no estaré junto a ti para consolarte.

Cuando yo muera Amor, vos no serás Nada.

Te inventé en un agujero negro, para morder el perfume de tu boca y no estar tan solo.


La ausente Gran Puta

Abierta de par en par, esperando la invasión que sin duda le ocurrirá, la Gran Puta fuma sus deseos apresuradamente.

Ella es como siempre, una llamada nocturna. Una obsesión que me llega por el Pacífico Sur.



A veces

A veces cuando la noche se cuela por la ventana de mis sueños, pienso en La Única. En sus largas piernas y en sus enormes tetas. También en las noches que compartimos aquí y allá, muchas veces al filo de la desesperación.

Ella aterriza sin saberlo sus deseos en mí.

Ella es La Única y lo sabe, esté donde esté, esté con quien esté, llámese como se llame o como yo lo llame o la sueñe.

1 comment:

Alonso de Molina said...

Mucho ojo con el bueno de Carrol, viene con impulso de años muy llevados.

Te supongo, Benjamín, ya "aclimatándote" en tu sereno lugar, acá una mujer te espera para entrenar chimenea y algunos amigos para escurrir sacristanas.

un fuerte abrazo, no pierdas la buena costumbre de los mojitos ni de la cercanía.